Vino. Sencillamente

16
dic '12

Por aquello de entrar en materia, y de alinearme con el titulo de la entrega de hoy, compartiré con vosotros la clasificación que personalmente hago de los vinos. Existen dos tipos de vinos, los buenos y los malos. Afortunadamente cada vez hay menos de los últimos. De estos nos olvidamos, porque además son fáciles de identificar. Estoy seguro que delante de una botella de los de este tipo todos coincidiríamos en calificarlo como tal. Dentro de los buenos, primeramente están los que te sorprenden, te gustan, los recomiendas y regalas. A continuación los que te resultan indiferentes, es decir, uno más de tantos. Y por ultimo los que no te gustan. Dentro de los que te gustan están los que puedes y quieres pagar y los que ni puedes ni quieres pagar. Por supuesto que existen otras clasificaciones mucho mas académicas pero no me caracterizo precisamente por mi academicismo.

Por aquello de entrar en materia, y de alinearme con el titulo de la entrega de hoy, compartiré con vosotros la clasificación que personalmente hago de los vinos. Existen dos tipos de vinos, los buenos y los malos. Afortunadamente cada vez hay menos de los últimos. De estos nos olvidamos, porque además son fáciles de identificar. Estoy seguro que delante de una botella de los de este tipo todos coincidiríamos en calificarlo como tal. Dentro de los buenos, primeramente están los que te sorprenden, te gustan, los recomiendas y regalas. A continuación los que te resultan indiferentes, es decir, uno más de tantos. Y por ultimo los que no te gustan. Dentro de los que te gustan están los que puedes y quieres pagar y los que ni puedes ni quieres pagar. Por supuesto que existen otras clasificaciones mucho mas académicas pero no me caracterizo precisamente por mi academicismo.

En mi opinión, en los últimos diez años al vino le han añadido sofisticación en exceso y tanta sofisticación ha resultado cuando menos contraproducente y por qué no decirlo, nociva. La sofisticación al vino no le sienta nada bien. La sofisticación no hace mas que alejar a los potenciales consumidores colocándolos  en ocasiones en el punto de no retorno. El vino como ya he dicho en otras ocasiones, ha sido, es y debe seguir siendo una bebida popular y como tal hay que conseguir que llegue al mayor numero de consumidores posibles. Cuanto antes podamos acercar el vino a los jóvenes, cumpliendo con la legislación obviamente, mas consumidores tendrá. Solo llegando a las nuevas generaciones y acercándoles la cultura del vino podremos incrementar el consumo. Es curioso pero por lo general un joven que prueba por primera vez el vino le gusta mas que cuando lo hace con cerveza. Al menos yo lo he comprobado en suficientes ocasiones como para poderlo decir.

El vino y su entorno precisan de SENCILLEZ. La sencillez implica entendimiento, comprensión y cuanto mas se comprende algo mas atractivo resulta y mas fácil es hacerlo tuyo y acostumbrarte a ello. Con todo aquello con lo que estableces un vinculo emocional y que interiorizas, te resulta difícil prescindir de el y termina formando parte de tu vida. En el caso del vino es igual y por ello es por lo que deseas beberlo y disfrutarlo a gusto y con la adecuada moderación que tu cuerpo te dicta.

Soy consumidor de combinados y espirituosos aunque cada día en menor medida. Me gusta la cerveza que junto con el vino son mis dos bebidas favoritas. Ahora bien, disfrutar de una botella de vino con una persona interesante, que valga la pena, durante una comida o cena no tiene parangón. Si además te la terminas a los postres con un poco de queso . . .

En las próximas entregas trataré de abordar otros aspectos que en mi opinión no están contribuyendo a mejorar el consumo de vino. Y recordad que una cosa es predicar y otra, dar trigo.

Hasta pronto.

  • images

Deja tu comentario

Comentarios

  • 10/01
    Pepe Sánchez
    Así es Juan. Si además es una sidrería de Usurbil o en algún asador de Lezo . . .
  • 9/01
    Juan Chausson
    No puedo estar más de acuerdo. Después de una comida con un buen vino, la mejor copa es el mismo vino de la comida, y más, efectivamente, si se acompaña de un buen queso mientras se charla con viejos amigos.
  • 3/01
    Richard del Rincón Aranda
    Cuanta razón. Hoy es más fácil comprarse un portátil de última generación, (con todos sus avances tecnológicos), que escoger una botella de vino...
  • 17/12
    Capurucho
    Añadiría a la clasificación los que compras y los que te regalan