MERCADONA Y SU ESTRELLA

24
sep '13

A estas alturas es posible que alguien considere todavía, fruto de la casualidad o de la suerte la buena marcha de Mercadona y de alguna que otra sociedad en la que participe directa o indirectamente Juan Roig. Tal es el caso del fondo de inversión Atitlan en el que su hija y su yerno son los principales ejecutivos del mismo.

Recientemente ha aparecido en prensa, que dicho fondo ha desinvertido de algunas de las empresas en las que participaba y a la vez interproveedoras de la cadena, obteniendo unas pingües plusvalías.

Uno lee esas noticias y piensa, por un lado lo bien que les ha salido la inversión y por otro, que será de estas empresas si algún día dejan de ser interproveedoras de la cadena. ¿Les será igualmente útil su actual modelo de negocio?. ¿Les dará tiempo, aún con el margen que concede la cadena para la total desvinculación, de encontrar mercados en donde colocar semejantes volúmenes?. Por la cuenta que les trae supongo que algo habrán previsto y si no, pues ya saben, para eso estamos algunos.

Ayer leí que Mercadona va a acercar el pescado fresco desde los distintos puertos de mar a los supermercados que tiene en Madrid en tan solo unas horas. Como dice la noticia, "Se trata de poner el pescado más fresco al mejor precio". Y así será. No me cabe la menor duda. Con todo y con eso todavía habrá quien piense que esta buena estrella de Mercadona se le tendrá que apagar un día. Que el modelo no le va a aguantar  y que los buenos resultados no le van a durar toda la vida. Que los competidores tendrán que hacer algo para robarle clientes. Y efectivamente ya estamos viendo señales y alguna que otra iniciativa. Eso si, de la ocurrencia no pasan.

No hay más que ver la última de Eroski en las tiendas Caprabo. No se les ocurre otra cosa que poner en marcha un programa para fidelizar a sus clientes al que llaman “El Comparador”, a través de la cual el cliente de Caprabo puede comparar los precios con los de Mercadona y si son más baratos le dan un cupón por la diferencia para canjearlo en la próxima compra.

¡Manda aquello que dijo el otro!.

Ahora resulta que van a ser los precios bajos lo que ha hecho posible que el modelo de Mercadona resulte exitoso.

A la vista de estas ocurrencias uno se explica por qué algunos nacen con estrella y otros nacen estrellaos.

Pero en fin ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo. Hasta pronto.

  • images

Deja tu comentario

Comentarios